¿Qué son los préstamos participativos?

Antiguamente, y en la actual época de crisis más aún, la financiación se ha convertido en uno de los problemas grandes que las pequeñas y medianas empresas (PYMES) deben sortear. Encontrar préstamos o vías de financiación acordes a sus necesidades hoy en día es una tarea muy complicada.

Los préstamos participativos son un tipo de préstamo a largo plazo y con posibilidad de carencia, dirigido sobre todo a la financiación PYMES que acaban de empezar. Su principal característica es que está dividido en dos tramos. El primero de ellos es similar un préstamo tradicional mientras que el segundo incluye unas condiciones más flexibles.

Así, una parte de cantidad de dinero solicitada está fijada a un interés fijo en el que se suman un tipo de referencia, como por ejemplo el Euribor, más un diferencial que en muchas ocasiones es inferior al valor medio que se puede encontrar en el mercado.

La otra parte es a un interés variable. Ambas partes negocian sus características, diferentes según sea el perfil de la empresa, y se va desembolsando a medida que esta va consiguiendo sus objetivos. Entre otros, se puede asociar al beneficio neto que pueda obtener el negocio, el patrimonio que vaya adquiriendo, la culminación de un proyecto, las ventas que se realicen, las visitas y los clientes.

La procedencia del capital puede ser pública o privada. En este último caso también se le denomina Business Angels.

La importancia de los préstamos participativos para empresas

La importancia de los préstamos participativos para empresas

Características de los préstamos participativos

Para que un préstamo sea considerado participativo debe cumplir con una serie de características.

Primero, parte de los intereses que deberá afrontar el solicitante dependerán de la evolución del proyecto de empresa.

Los vencimientos se mueven alrededor de los 5 o los 10 años, con posibilidad de establecer periodos de carencia.

El máximo importe que se puede pedir depende de la empresa que lo entrega pero no podrá nunca superar los recursos propios de la empresa.

El capital del préstamo participativo se considera como fondos propios y si se amortizar antes del periodo establecido se deberá ingresar la cantidad de dinero en los fondos propios de la empresa.

Algunos de los requisitos para optar un préstamo participativo es tener legalmente constituida una pequeña o mediana empresa (PYME).

Hay que aportar un documento con su modelo de proyecto empresarial, demostrar su viabilidad y la capacidad de gestión del equipo que lo llevará a cabo, pues esta será la gran garantía del préstamo.

El proyecto tampoco puede pertenecer a los sectores financiero ni inmobiliario y por supuesto tener las cuentas auditadas.

Y finalmente, hay que demostrar que la situación financiera y económica está saneada.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.