¿Puedes fiarte de la tasación de tu vivienda?

Si has empezado a indagar en el mercado para comprarte una casa, te habrás dado cuenta que uno de los requisitos que imponen las entidades de crédito antes de conceder una hipoteca es el de realizar una tasación por una empresa homologada y digna de su confianza.

Ahora bien, puestos a ser quisquillosos uno se pregunta por qué fiarse de esa tasación, sobretodo si te encuentras con que la vivienda que te interesa cuesta 320.000 euros, pero según el informe de tasación sólo está valorada en 285.000 euros.

El coste de la tasación lo tendrás que asumir tú (con independencia de que se formalice o no el préstamo) y en realidad servirá para establecer el porcentaje máximo que te podrán financiar. Éste normalmente suele ser del 80%, aunque algunas entidades están dispuesta a financiar hasta el 100%, aunque si lo hacen, suelen endurecer las condiciones.

Sin embargo, también te permitirá ver si la cantidad que te pide el comprador se ajusta a los valores del mercado. Aunque ten en cuenta que debido al boom inmobiliario se han inflado los precios, por lo que suele ocurrir que los inmuebles normalmente se tasan muy por debajo de su coste de mercado, lo que no facilita su financiación. De todas formas, existen una serie de variables que te permitirán calcular el precio de una vivienda:

  • Análisis comparativo del precio de viviendas similares en venta en la misma zona. Lógicamente no es un análisis exhaustivo puesto que factores, como el estado de conservación, mobiliario, orientación,… son variables que influyen decisivamente en su precio.
  • Agencia inmobiliaria o agente de la propiedad inmobiliaria (API). Son expertos que pueden valorar la vivienda y fijar un precio. De todas formas, éste será siempre una estimación y no podrás presentarla como prueba para solicitar la hipoteca.
  • Tablas del precio por metro cuadrado. Otra referencia que puedes utilizar son las tablas de precios medios por metro cuadrado en función de la zona que aparecen habitualmente en la prensa o en Internet. De nuevo, considera que se trata de una aproximación.

Pero no te engañes, pese a las diferentes alternativas existentes para valorar una casa, las entidades de crédito sólo están dispuestas a aceptar una tasación realizada por una empresa fiable. Ahora bien, ¿podemos fiarnos de ella?

Tasación de una vivienda

Tasación de una vivienda

Puede parecerte que existe una gran distorsión entre los que a ti te cuesta la vivienda y lo que el tasador dice en su informe. Aunque es cierto que éste se verá afectado por la opinión subjetiva de un perito, en última instancia se encuentra acotada. Así, el informe de tasación, los criterios, los métodos y comprobaciones que debe utilizar el tasador están regulados por la orden del Ministerio de Economía y Hacienda del 30 de noviembre de 1994 sobre normas de valoración para determinadas entidades financiera.

Además, existe un proceso básico que se sigue para la realización de una tasación y que puede resumirse en los siguientes puntos:

1. Estudio de documentos:

El personal especializado en labores de tasación de la tasadora, fundamentalmente arquitectos e ingenieros examinan de forma pormenorizada los documentos necesarios para valorar la vivienda: escritura de propiedad, contratos y recibo de alquiler, proyectos, licencias de obras, licencias de apertura, cédulas de calificación de Viviendas de Protección Oficial (V.P.O), posibles cargas pendientes,…

2. Visita:

La empresa tasadora visita el inmueble, examina el estado general de la casa y comprueba la dirección, superficies, altura, instalaciones comunitarias y otras cuestiones técnicas. Además, exploran el entorno del inmueble, el barrio donde se ubica, el planteamiento urbanístico, los servicios de que disfruta la finca y obtiene información de mercado.

3. Realización del informe:

Antes de obtener las conclusiones definitivas, los tasadores contrastan la información obtenida con sus propios datos históricos. Después de ello, elaborarán un riguroso informe en el que se especifican todas las circunstancias que tienen trascendencia en la determinación del valor del bien.

Lo habitual es que la persona interesada en comprar una vivienda solicite un préstamo hipotecario y sea la propia entidad la que en el proceso de estudio solicite un informe de tasación para comprobar la valoración del inmueble. Pero, en otras ocasiones, es el propio particular el que contrata directamente los servicios de la tasadora. En cualquier caso, el precio de la tasación es variable y se calcula en función del valor de tasación del inmueble. Como orientación, ten en cuenta que el coste que suelen oscilar entre los 200 y los 300 euros.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.