Propiedad Industrial e Intelectual

Aunque parecen ser dos conceptos muy básicos y claros, la Propiedad Intelectual y la Propiedad Industrial pueden llegar a ser términos realmente confusos, más aún cuando intentamos patentar una idea, un proyecto o una sustancia. Es normal no entenderlos del todo, sin embargo aquí te explicaré un poco sobre ellos, sobre sus diferencias, sus aplicaciones. Espero puedas entender en qué casilla podrías enmarcar tu invención.

1. Propiedad Intelectual: La Propiedad Intelectual es el derecho que cada persona posee de interpretar, comercializar, vender, promover, usar, exportar y publicar sus creaciones intelectuales. Este tipo de derecho difiere del Industrial en que no se basa en un objeto físico, sino más bien en una idea, un conocimiento sobre algo. Por ejemplo: El arte es Propiedad Intelectual, así sea música, pintura, cine, etc. Otro ejemplo de Propiedad Intelectual es la creación de un método para conseguir algún objetivo. La creación de un método para aprender inglés, por ejemplo.

Otra de las características de la Propiedad Intelectual es que se dice que no tiene precio. Por ejemplo, un teléfono celular –Propiedad Industrial- tiene un precio que se rige por el mercado, los materiales usados, la tecnología y la demanda. Sin embargo, unas clases de piano o de física, no tienen precio, el precio lo pone el poseedor del conocimiento, ya que nadie puede decir si lo vale o no en términos legales. Claro, esos precios también se ajustan al mercado pero por una cuestión de conveniencia.

Propiedad Intelectual y Propiedad Industrial son conceptos diferentes

Propiedad Intelectual y Propiedad Industrial son conceptos diferentes

Características de la propiedad industrial

2. Propiedad Industrial: Se refiere a los derechos que tiene una persona, ya sea física o jurídica (empresa) para hacer uso libre de algún tipo de invención. Ya sea un objeto, una patente, un modelo de uso, diseños industriales, marcas comerciales, etc. Con este derecho se garantizan dos cosas. La primera es que la persona tiene la potestad para usar la invención como desee, ya sea otorgando licencias o simplemente vendiendo el producto. La segunda es la prohibición del uso de esta invención, por lo cual volvemos al tema de las licencias. Al existir un derecho de Propiedad sobre un producto, el dueño tendrá la potestad de cobrar por licencias de uso de limitada duración.

Un ejemplo del tema de las licencias es cuando se posee una idea pero no se tienen los recursos para llevarla a cabo. Se otorga el conocimiento y una licencia de producción a alguna empresa con mayores recursos y se permite la comercialización de este, con la debida autorización legal.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.