¿Cómo adquirir disciplina financiera?

¿Aún no sabes cómo adquirir disciplina financiera? A continuación te presentamos algunos consejos importantes:

Comienza por la organización

No tiene misterio: la disciplina financiera comienza con la organización de las cuentas. El proceso es más que básico, detallando cuánto recibes (entradas) y cuánto gastas (salidas). Esto puede ser hecho en una simple hoja de cálculo de computadora, que se convertirá en la solución para todos tus problemas financieros, pero también puede ser más profesional, obteniendo una aplicación específica de control financiero. A continuación, abre ahora mismo tu editor de hojas de cálculo que incluya 5 columnas: fecha, descripción, entrada, salida y saldo. A continuación, enumera las entradas y las salidas, día a día. Así, tendrás una idea de cómo gastas tu dinero.

Identifica las fugas de dinero

Las fugas de dinero no son más que aquellos gastos que, en realidad, no tendrías que tener — como la merienda de la tarde, un café en la panadería o el chocolate después del almuerzo. Lo creas o no, estas son las principales causas de las dificultades financieras de la mayoría de las personas. Y cuando se las identifica, se hace mucho más fácil contener el impulso y dejar de comprar. Prepárate para dar ese paso al categorizar estos gastos en la hoja de cálculo como gastos superfluos. Marcar estos valores con un color diferente también ayudará a identificarlos y, en consecuencia, evitarlos.

Reduce los desperdicios

Si después de listar tus gastos descubres que las cuentas de luz, agua, teléfono y alquiler, entre otras, son muy altas, revisa tus hábitos y comportamientos. ¿Será que el plan del celular se puede cambiar por uno más barato? ¿El internet no puede ser de un proveedor que cobre menos? Estos ajustes te ayudarán a reducir los gastos mes con mes.

Busca cambiar tus hábitos

Promover ciertos cambios de hábito no es tan difícil como puede parecer en un primer momento. Si suele llevar la tarjeta de crédito o débito a todos los lugares que se haga un test por al menos un mes: saque el dinero y establezca un presupuesto diario. Cuando el dinero está contadinho en la cartera es más fácil identificar la importancia de un gasto, lo que simplifica también la retirada de las compras superfluas.

Disminuye tus límites

Para los que no saben usarla correctamente, la tarjeta de crédito puede convertirse en un verdadero enemigo, y los bancos lo saben muy bien. ¿Has notado cómo, para hacer que gastes más, las instituciones financieras lanzan límites más altos, que en la mayoría de las veces son incompatibles con tus ganancias? Para no caer en la tentación de usar la tarjeta de crédito de manera indiscriminada, ve a tu banco y solicita la reducción del límite. De esta forma, no habrá tentación.

Haz todo lo posible para liquidar las deudas

¿Tener que elegir entre pagar la cuenta de luz o la facultad es una situación común para ti? Trata de renegociar sus deudas con el fin de conseguir pagar todo sin deber. Es claro que negociar la tarifa mensual de la facultad es más fácil que convencer a la empresa de energía de la luz.

En caso de que la situación sea demasiado compleja y necesites un préstamo para organizar tus finanzas, busca todas posibilidades y opta por la menor tasa de interés.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.