Comienzan a ir bien las cosas para el «Banco Malo» de España

Hace unos años ya, en el 2012, se crea en España la Sociedad de Gestión de Activos procedente de la Reestructuración Bancaria (SAREB), conocido como el banco malo, con el fin de sanear las entidades financieras de activos tóxicos y créditos dudosos con posible morosidad provenientes de la industria inmobiliaria con el fin de limpiar balances.

Durante ese año, el banco malo asumió activos valorados en 107 mil millones de euros por los cuales pagó 50.700 millones.

Actualmente, gracias a la recuperación del país de la crisis que sufrió los años anteriores y a la reactivación del sector inmobiliario, se está comenzando a beneficiar el banco malo con hasta un 21% en el aumento de ingresos gracias a la mayor inversión tanto dentro del país como la foránea y se planifica que para finales de 2027 el banco finalice la liquidación organizada de todos los activos adquiridos.

El ya mencionado aumento de 21% es al comprar el primer trimestre del presente año con el mismo período de tiempo durante el año anterior. En cifras, este primer trimestre el banco malo vio un ingreso de 1.710 millones de euros.

Evaluando por partes este crecimiento obtenemos que un 68% pertenece a ingresos provenientes de préstamos que alcanzaron los 1.163,6 millones de euros y corresponde a un crecimiento del 13% al compararse con el primer trimestre del pasado año. Los 535 millones de euros restantes corresponden a la gestión y ventas de los inmuebles que vio un crecimiento del 40% con respecto al ya mencionado período.

La mejora en las ventas inmobiliarias viene como consecuencia de un aumento total del 71% en los precios de los activos comercializados.

Logo de Sareb, el banco malo

Logo de Sareb, el banco malo

Sin embargo, el banco malo ha sabido aprovechar otras oportunidades para desarrollarse.

Un ejemplo son las 4.326 viviendas que se encontraba desarrollando a finales de julio, parte de una estrategia para generar valor que incluye la finalización de obras en curso y desarrollar los terrenos que se encuentran bajo su propiedad.

SAREB se ha dedicado también a estimular la cartera de oficinas, locales comerciales y hasta naves industriales, buscando promover la recuperación del sector empresarial mediante la adopción de una política en cuanto al arrendamiento que alcanza los seis meses de carencia.

Y, como ha sido el caso con la economía española en general, este banco malo se ha visto beneficiado por la positiva temporada turística que aprovechó mediante la puesta en venta de 37 hoteles y múltiples viviendas y activos bajo su propiedad en zonas de la costa española, principalmente en Andalucía y Levante, que vienen de cajas de ahorros en dichas regiones que, debido a su delicada situación financiera, debieron ser liquidadas en numerosas ocasiones.

Tenemos, además, el inicio de nuevas estrategias por parte del banco como lo es la creación de un canal para la venta directa de préstamos y la creación de la Socimi Témpore Properties con la que busca situar en el mercado una porción de los activos en alquiler que posee. Con esto se espera dar paso a un volumen de 900 millones de euros con un estimado de 3.000 millones para el 2018.

Sin embargo, las pérdidas generadas sigue siendo notables, alcanzando sobrepasar lo presupuesto para el año pero aún manteniéndose por debajo de las del año pasado.

La Comisión Europea asegura que el crecimiento de SAREB será determinado por el desarrollo total del mercado inmobiliario que aún hoy sigue sin recuperarse, en algunos sectores, hasta los niveles y precios que gozaba antes de la crisis. Y en estos sectores se encuentran los activos propiedad del banco malo.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.