Bitcoin: La nueva moneda electrónica

Se habla y se habla de esto. Las noticias parecieran que no tuvieran otro tema en cuanto a economía se trata, y es que el Bitcoin es una nueva moneda electrónica que está posicionada desde semanas en los medios más relevantes del mundo. Aunque esta nueva moneda virtual está teniendo muchos problemas de convertibilidad. Es más, la principal casa de cambio de Bitcoins, Mt.Gox, suspendió todas las transacciones por lo que todos aquellos ahorradores que tienen sus bitcoins en esta empresa, tendrán que esperar, por el momento, al acceso a esta nuevo moneda electrónica.

¿Qué es el Bitcoin, la nueva moneda electrónica?

Es sencillo de explicar, en realidad, el bitcoin es una moneda electrónica descentralizada creada en 2009 por Satoshi Nakamoto. Su nombre es compartido también por el software libre diseñado por el mismo autor para su gestión y a la red P2P de la que consta. Es necesario acotar que por el contrario de la mayoría de monedas, el Bitcoin no depende de la confianza en ningún emisor central, sino que recurre a una base de datos distribuida en varios nodos de una red P2P para registrar las transacciones y utiliza la criptografía para proveer funciones de seguridad básicas, tales como garantizar que las bitcoins solo puedan ser gastadas por su dueño, y nunca más de una vez, ¿qué tal?

En pocas palabras, el Bitcoin es una moneda peer-to-peer (P2P) lo que quiere decir que no existe una autoridad central que rastrea las transacciones monetarias realizadas, si no que la misma es manejada de manera colectiva por esta red.

Bitcoin, la nueva moneda electrónica mundial

Bitcoin, la nueva moneda electrónica mundial

¿Cómo funciona el Bitcoin?

Se caracterizan porque los bitcoins cuentan con una llave pública criptográfica, es decir, una moneda contiene la llave pública de su dueño. Cuando una moneda es transferida del usuario A al usuario B, A añade la llave pública de B a la moneda y luego firma esta moneda con la llave privada del usuario A. Ahora el usuario B posee la moneda y puede transferirla cuando desee. El usuario A no puede volver a transferir la misma moneda que ya transfirió a otro usuario porque la red mantiene una lista pública de manera colectiva con todas las transacciones realizadas. Antes de cada transacción se verifica la validez de cada moneda.

Esto significa que Bitcoin es una moneda virtual, con la que se puede realizar transacciones solo con disponer del software referido, y que no depende de ninguna organización central o nacional, es decir, que no depende de ningún Banco Central y se puede utilizar en todo el mundo. Su emisión/creación depende de logaritmos en función del número de transacciones y se debería ir reduciendo con el tiempo. En 2140 habrá 21 millones de bitcoin y actualmente hay alrededor de 12 millones en circulación.

Bitcoin es la nueva moneda electrónica

Bitcoin es la nueva moneda electrónica

El problema esencial al que se está enfrentando Bitcoin es la base de los sistemas bancarios y financieros del mundo: la confianza (o la falta de). Al momento de intercambiar billetes o pagamos con tarjetas, confiamos en que la transacción se hace a través de un intermediario y que el valor de lo que pagamos es transferido. Sin embargo, la falta de confianza en un sistema de pago genera que los consumidores/ahorradores/inversores prefieran utilizar otras monedas en su lugar. Salvando todas las distancias es lo que pasa con monedas como el peso argentino frente a los dólares. Los ciudadanos argentinos prefieren ahorrar en dólares porque están más seguros del valor de esta moneda. De ahí la importancia de que los Bancos Centrales sean capaces de generar esa confianza entre los ciudadanos que utilizan sus monedas como medio de pago y ahorro.

Esta nueva tecnología implementada por muchos, significa la creación de otras monedas virtuales, así como también se enfrenta a la globalización, y lo que significa el uso de las nuevas tecnologías, ya que las mismas están generando maneras alternativas de realizar transacciones, a precios menores (al no tener intermediarios, las operaciones son más baratas), sin problemas de tipo de cambio transnacionales (una vez que tienes Bitcoins, podrías pagar en cualquier lugar del mundo) y una alternativa real a las monedas de países inestables. Aunque este método de pago no resulta perfecto y sufra golpes como el actual, pone de manifiesto que también puede haber innovación en el sector bancario y que los bancos centrales y los comerciales no tienen la exclusividad en el control de las transacciones.

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.