4 estrategias para proteger tu dinero en inversiones de largo plazo

La clave para hacer inversiones de largo plazo es preservar nuestro capital. Warren Buffett, posiblemente el mayor inversor del mundo, tiene una regla al invertir: no pierdas dinero.

Esto no significa que debes vender tus inversiones en los momentos de baja. Sino que debes ser plenamente consciente de tu cartera y de las pérdidas que estás dispuesto a soportar en un esfuerzo para aumentar tu riqueza.

Algunas estrategias para proteger tu dinero en inversiones de largo plazo

A continuación, te presentamos 4 estrategias simples para proteger tu dinero en inversiones de largo plazo.

ESTRATEGIA 1 = Diversificación

Uno de los principales conceptos de la Teoría Moderna de la Cartera de proyectos es la diversificación. En una desaceleración del mercado, los discípulos de la TMP creen que un portafolio bien diversificado supera a uno concentrado.

Los inversores crean portafolios más amplios y diversificados, poseyendo una gran cantidad de inversiones en más de una clase de activos, reduciendo, así, el riesgo no sistemático. Este es el riesgo que viene directamente de una determinada empresa. Mientras que el riesgo sistemático es el riesgo asociado a la inversión en los mercados en general.

ESTRATEGIA 2 = Activos no correlacionados

Las carteras de acciones que incluyen 12, 18 o incluso 30 acciones pueden eliminar gran parte del riesgo no sistemático, de acuerdo con algunos expertos financieros.

Por desgracia, el riesgo sistemático está siempre presente. Sin embargo, la adición de las clases de activos no correlacionados, como los títulos públicos, materias primas, divisas e inmuebles a tu cartera, se asociará a una menor volatilidad y un menor riesgo sistemático.

Esto ocurre debido al hecho de que los activos no correlacionados reaccionan de manera diferente a los cambios en los mercados en relación con las acciones. Cuando un activo está en baja, otro está en alta.

En última instancia, el uso de los activos no correlacionados elimina los altos y bajos en el rendimiento de la cartera. Esto se traduce en rendimientos más equilibrados. Al menos esa es la teoría.

ESTRATEGIA 3 = Opciones

Vamos a ejemplificar con la fecha entre los años 1926 y 2009 con el índice estadounidenses S&P 500. En estos 84 años fue baja durante 24 años; es decir, más de un 25% del tiempo. Los inversores en general protegen las ganancias positivas, realizando el beneficio en el mercado de alta. A veces, esta es una opción sabia.

Sin embargo, muchas veces algunas acciones ganadoras simplemente caen de valor antes de continuar a la alta. En ese caso, no quieres vender, pero quieres “frenar” algunos de los beneficios ya obtenidos. ¿Cómo se hace eso?

Existen varios métodos disponibles. Lo más común es comprar opciones de venta, que es una apuesta de que la acción disminuirá de precio. Este contrato futuro ofrece el derecho de vender una acción a un precio determinado en una fecha futura.

Por ejemplo, vamos a suponer que tienes 100 acciones de la “Compañía”. Tuvo una valoración de 80% en un solo año y se cotiza en $100.00. Estás convencido de que el futuro de esta empresa es excelente, pero que la acción ha aumentado muy rápido y probablemente tendrás una corrección de valor en el corto plazo.

Para proteger tus ganancias, compras una opción de venta de la Compañía A con una fecha de vencimiento de aquí a seis meses en el futuro con un precio de ejercicio (strike) de $105,00. El precio (premio) para comprar esta opción es de $6,00 por acción, o $600.00 a 100 acciones, lo que te da el derecho de vender 100 acciones de la Compañía por $105,00.

Es importante recordar que no estás necesariamente tratando de ganar dinero con las opciones; sino de garantizar que tus beneficios ya realizados no se conviertan en pérdidas.

ESTRATEGIA 4 = Stop Loss

Las pérdidas “stopadas” protegen al inversor contra la caída brusca de los precios de las acciones. Por ejemplo, cuando compras acciones de la Compañía por $10.00 y colocas un stop loss a los $8,00, la acción se vende automáticamente si el precio llega a los $8.00. Una forma sumamente útil de protegernos si sabemos emplearla adecuadamente.

 

Mas informacion sobre este tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.